Da un paso astuto: ofrécete a tus empresas favoritas

13/11/2010 00:03

 

Proponte directamente sin vacilar: si eres cliente o admirador, envíales tu currículum. Casi todas las firmas, entidades y organizaciones mantienen abierto un canal de empleo. Aprovecha tu as: ¿quién no prefiere un fan?

 

El fervor es una ventaja. Funciona. Así de sencillo. Los adictos a la manzana lo tienen más fácil para entrar a trabajar en Apple. Los desarrolladores de videojuegos, uno de los filones actuales de empleo, piden en sus ofertas un conocimiento amplio de sus juegos. En ciertas ofertas de Amazon hemos visto entre los requisitos “ser cliente de la empresa”… 

 

A veces olvidamos que la búsqueda de empleo no se limita a inscribirse en las webs de vacantes, hacer un envío masivo de currículums a empresas “de nuestro sector” o insistir a los amigos para que nos consigan una entrevista. Estar en el mercado significa también darnos a nosotros mismos la oportunidad de formar parte de proyectos atractivos que han ganado nuestra confianza y admiración.

 

Es el momento de aprovechar nuestras aficiones y pasiones para realizar una “búsqueda activa”, es decir, proponerse directamente a aquellas empresas y marcas que nos gustan. La candidatura espontánea de un profesional que admire una firma tiene más opciones, y la empresa hace todo lo posible por “encajar” a ese apasionado/a en sus filas.

 

Cómo dirigir una búsqueda activa de empleo:

 

Haz una lista de pasiones. Hay muchas cosas que conoces tan bien que ya tienes grado de experto/a sin que te lo reconozcas. Localízalas. Enumera tus favoritos: ropa, muebles, redes sociales, webs, viajes, lugares, libros, deportes, vinos, aparatos tecnológicos, revistas, etapa histórica, coches, perfumes, eventos… También valen causas o situaciones vitales que te hayan convertido en una autoridad en alguna materia. Confecciona una lista de marcas y empresas que te provean de esos servicios y productos. O de las que consultes con regularidad.

 

Rastrea la web en busca de sus sites. Copia las direcciones en un documento, estudia sus blogs y noticias, profundiza en el conocimiento de sus avances y novedades. Busca sus pestañas de “Empleo”, “Carreras”, “Trabaja con nosotros”, “Únete al equipo”, etc. y hazte un directorio especial.

 

Localiza primero las ofertas activas. En algunas de esas webs encontrarás oportunidades, empieza por contestar esas ofertas con un currículum especialmente  adaptado y una carta cuidada que exprese lo importante que es para ti la empresa y lo bien que conoces su funcionamiento o desarrollo. Tu CV quedará en sus departamentos de RRHH y tu pasión, reflejada.

 

Escribe a todas las demás empresas según el mismo patrón: CV adaptado y carta especial para cada una.  No lo hagas todo el mismo día como si se tratase de churros, dedícales tiempo, comenta sus novedades, demuestra que eres un valor en potencia para ellas. Y no te preocupes por pertenecer a “otro sector”: una empresa no es sólo producción, en sus filas, sobre todo si son grandes, caben muchos perfiles profesionales. El tuyo puede vernirles de perlas. Que les conozcas bien te aventajará.

 

Hace poco, una alta ejecutiva de una empresa en expansión comentaba en su blog que tenía un currículum sobre su mesa y que todos los días le daba vueltas a la manera de incorporarlo a su plantilla. Sé audaz. Búscate un lugar sobre las mesas de quienes deciden estas cosas.

 

Publicado en Trabajos por el Mundo el 13.11.2011